AGILIZANDO A DUMMIES


Lean StartUp


¿Cuántas veces te has preguntado que esa idea que tienes en la cabeza podría ser realidad?

Y sobre todo, cuando esa idea que tienes en la cabeza crees que puede ser un negocio redondo. Pues, ¿sabes que más de la mitad de las “buenas” ideas no llegan nunca a ningún lugar? Si, aunque suene fuerte o muy fuerte, un % elevadísimo de grandes y buenas ideas no llegan a ningún lugar. ¿Las razones?, pueden ser miles, generalmente una mala combinación de cosas en el minuto cero. No podemos considerar que hemos salido del minuto cero si esa idea inicial no ha empezado a correr, a correr quiere decir romperla por mi pedazos, explicarla a todo el mundo que pasa por delante, pisotearla, escupirle, etc… tenemos que trabajarla, que deje de ser una idea y se convierta en una realidad, aunque sea Beta, Alfa, Gamma, o como sea… tiene que correr, fluir la energía que hay en ella y… ¡volar!


Scrum Methodology


Agile Scrum, la herramienta perfecta

Una herramienta perfecta que nos permite poder romper la idea o mejor dicho, fallar rápidamente y ver si ésta maravillosa idea es así o simplemente es una m… es Agile. Las metodologías ágiles como se conocen, tienen muchas ramas, por ejemplo: Lean, Scrum, etc… Lean aplicada más al concepto empresa y Scrum en la gestión de equipos de desarrollo, por ejemplo. Si nos centramos exclusivamente en Lean, podemos dividirla en dos grandes grupos o, porque ahora me viene bien hacerlo así, por un lado: Lean Startup y por otro lado, Lean Manufacturing. La primera, Lean Startup, orientada a creación de nuevas empresas, si, convertir esas ideas en proyectos, productos, etc… darle valor añadido a algo que en su fase más embrionaria no es nada o casi nada. La segunda, Lean Manufacturing, está orientada a procesos grandes o muy grandes. Podríamos decir que se orienta a cosas que ya hace unos cuantos días que están en marcha, que ya son una realidad y que deben mejorarse, agilizarse, etc…

Las personas tendemos a organizarnos en dos grandes grupos: las que quieren hacer cosas y cambiarlas y las que ya les va bien como está todo y que si funciona mejor dejarlo como está. Pues bien, Lean estaría enfocado a ese primer grupo de personas que solo piensan en cómo pueden mejorar la eficiencia de algo, ya sea un proceso, un producto, un proyecto, etc… ¡me incluyo! Si una cosa no se toca no quiere decir que funcione, o que funcione de una forma correcta y eficiente, quizás es que nunca se ha intentado que hacer que realmente funcione como debiera… ¿podríamos intentar mejorarla, no?

De Lean se ha escrito, se escribe y se escribirá mucho, que se escriba bien es otra cosa, tampoco pretendo que éste pequeño artículo sea la panacea, pero me considero una persona capacidad como para poder comentar abiertamente que Lean funciona y funciona muy bien. No nos tiene que dar miedo hacer cambios en nuestras organizaciones, en nuestras vidas, etc… hasta se puede aplicar en un entorno “Home” total. ¿Cuántas veces habéis parado frente algún armario de casa, el frigorífico, etc… y pensado: que desastre tengo aquí montado? Pues bien, si paráis un rato a pensar como optimizar esa parte compleja de nuestro hogar, también lo podemos aplicar en nuestros lugares de trabajo, aunque mi posición en el trabajo sea modesta y/o insignificante o sea el Director General. Cada persona y gracias a las metodologías ágiles, cuenta y cuenta mucho. Es un trabajo en equipo donde cada uno suma.



Contáctame

Si crees que necesitas mi ayuda para construir implantar Agile Scrum o metodologías Ágiles, adecuarlo a tu equipo de trabajo, identificar y/o mejorar tu proceso de producción: ¡contáctame!.